Leche dorada

Quizás hayas oído hablar de la cúrcuma y de sus numerosas propiedades: antioxidante, antiinflamatoria, purificadora de la sangre… Yogi Bhajan, el maestro que trajo el Kundalini Yoga a occidente, nos dejó esta magnífica receta llamada “Leche Dorada”. Es ideal si sufres de artritis, dolor de articulaciones o tendinitis, ya que además de su efecto antiinflamatorio, lubrica las articulaciones y ayuda a romper los depósitos de calcio.

 

Precauciones y recomendaciones:

–          Como todo en esta vida, tómala en su justa medida, sin excesos. Mejor por la noche.

–          Ten cuidado de no mancharte con la cúrcuma. Es un amarillo difícil de quitar.

–          Utiliza aceite de almendras dulces comestible (pregunta en un herbolario, no es el aceite que ves en los supermercados) o, como sustituto, aceite de oliva, siempre prensados en frío.

–          La cúrcuma tiene que cocinar siempre, al menos 8 minutos. Hay quien la toma en crudo, siempre mezclada con pimienta negra para facilitar su absorción. En esta receta, la cúrcuma es el ingrediente activo y el aceite es el vehículo.

–          La receta es para una taza, pero también puedes preparar una cantidad más grande de la pasta de cúrcuma, por ejemplo con una tacita de cúrcuma y 2 ó 3 tacitas de agua. Se conserva bien en el frigorífico, hasta 40 días.

 

Ingredientes:

 

1/8 cucharadita de cúrcuma

¼ taza de agua (65 ml)

250 ml de leche (de vaca, cabra, soja, almendras, arroz). Dado que yo no tomo leche de vaca, mi recomendación es que la sustituyas por leche de cabra.

2 cucharadas (40 ml) de aceite de almendras crudo (o aceite de oliva extravirgen)

Miel para dar sabor

 

Preparación:

 

Hierve la cúrcuma en agua a fuego lento al menos 8 minutos, revolviendo constantemente hasta que obtengas una pasta espesa. Si se evapora demasiada agua, añade un poco más.

Mientras tanto, en otro recipiente, pon la leche a hervir junto con el aceite. Tan pronto como hierva, quítalo del fuego.

Mézclalo inmediatamente con la pasta de cúrcuma. Déjalo templar unos minutos y luego añade miel al gusto (he leído que la miel al calentarse produce toxinas, así que no la añadas nada más hacer la mezcla).

 

Variación: puedes batir la leche dorada hasta que quede espumosa y luego añadirle canela en polvo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s