¡Feliz día de hoy!

Han pasado ya 365 días… Recuerdo cómo mis seres queridos y personas cercanas me deseaban, al igual que yo a ellos, un estupendo año nuevo lleno de felicidad y de cosas buenas. También recuerdo cómo, en algunos casos, nos proponíamos hacer algunos cambios en nuestras vidas o realizar algunos proyectos a lo largo de los 365 días que teníamos por delante. ¡Qué pronto han pasado!

Espero que hayáis logrado la mayor parte de ellos. Yo he logrado alguno, pero muchos otros se han quedado por el camino, casi siempre por ir postergándolos de un día para otro, dejándolos para el día siguiente en vez de actuar y de hacer ¡ya! lo necesario para que llegaran a buen término. Es algo que me pasa año tras año desde que tengo memoria y que, en cierto modo, me desespera un poco y me hace sentir mal. ¿Por qué no soy más disciplinado?, me pregunto. ¿Por qué la pasividad está tantas veces por delante de la acción o no-acción? Este va a ser mi objetivo de cambio para 2016 y para ello cogeré del árbol un poco de tenacidad para sostenerme, paciencia para complementarla, una buena dosis de perdón para no culparme si en algún momento flojeo, respeto a mí mismo para no autoengañarme posponiendo las cosas y mucho amor para brillar con fuerza.

Hace unos días, hojeando un libro en busca de información, me encontré con una frase muy sencilla pero que en ese momento resonó con fuerza en mí y que quiero compartir contigo:

“Cuando dices quizás, espero o deseo, puedes usar estas palabras como razonamientos para no hacer nada en el presente”. Wayne W. Dyer, “Tus zonas erróneas”.

Hoy abandonamos 2015 para comenzar un nuevo año. El árbol de la imagen está repleto de palabras que podrían ser parte de tus propósitos y tus proyectos, pero estoy seguro de que en tu mente ya se está generando alguno más. Mi propósito más importante para el día de hoy es HACER.

Deseo que tengas un feliz año 2016 y espero que todos tus buenos deseos se cumplan, pero sobre todo quiero decirte: ¡Feliz día de hoy!

“Sólo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro se llama mañana. Por lo tanto, hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y, principalmente, vivir”. Dalai Lama.

 

arbol_navidad_escrito

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s